La necesidad de disponer de una web propia si eres emprendedor


Técnicamente hablando, un sitio web es un documento digital con información específica en variedad de formatos (texto, imágenes, videos, audios y demás) al que se puede acceder desde cualquier parte del mundo con tan solo un navegador y conexión a internet.

En el mundo de hoy, cada día más digital y dominado por los avances de la tecnología, es de vital importancia que tu negocio, aunque sea físico, cuente con una versión en línea. Un reciente informe asegura que casi la mitad de los pequeños negocios (el 46%) no tiene un dominio propio.

Un sitio web permite mostrar tus productos y/o servicios de una forma muy completa de un solo vistazo, y con unos pocos clics, mediante los contenidos que en ella se publican. Es tu pequeño local comercial en el enorme mundo del internet.


¿Para qué tener una web si ya estoy en redes sociales?

Si bien las redes sociales se han adaptado en los últimos años para ayudar a emprendedores y hasta enormes empresas a tener presencia en un rincón lleno potenciales clientes, una cuenta en una red social nunca podrá reemplazar a un sitio web.

Lo correcto es que las redes sociales empresariales brinden apoyo a tu web, dándolo a conocer y consolidando su imagen, incluso ayudando a generar ventas gracias a sus canales y funcionalidades. Pero su función primordial es llevar tráfico a tu web. Esto permite:

  • Aumento de tráfico y transacciones en tu sitio. Aunque tengas perfil en algunas redes, no siempre apareces en las búsquedas orgánicas. Con una web, sí. Y así, el cliente tendrá un sitio al cual acudir para conocerte mejor.
  • Trabajar en contenidos para tu web, duplicables, o que se puedan llevar a redes sociales de la manera que mejor se ajusten a las modas del momento.
  • Independencia. Tu esfuerzo y trabajo debe concentrarse en tu web, no en la web o plataforma de un tercero que, vale destacar, puede desaparecer o perder auge en cualquier momento, como Vine o Snapchat.
  • Seguridad. Una cuenta en redes sociales es mucho más vulnerable a hackeos y ataques, a spam y publicidades no deseadas contra ti en comentarios. En cambio, tienes control sobre el contenido de tu web, y toda interacción pasa por tu aprobación previa. Las páginas web también son vulnerables a ataques sobre todo si están basadas en un CMS, por lo que es muy recomendable mantenerlo actualizado y realizar copias de seguridad periódicamente.


Razones por las que tu negocio debe tener un sitio web


  1. Tener presencia online. Décadas atrás, si no estabas en las páginas amarillas, simplemente no existías. De igual forma, estar en internet es actualmente imprescindible.  Autónomos y pymes ahora tienen a mano los canales que necesitan para competir en sus mercados ampliando su base de clientes.
  2. Atención al cliente 24 horas. Contar con una web es como tener una tienda que no cierre nunca, dejando que todo el que quiera visitar y conocer lo que ofreces se acerque cuando y desde donde quiera, y las veces que se le antoje. Además de la información que puede encontrar ahí, los chatbots y demás canales de comunicación les permitirán aclarar sus dudas al momento. Comodidad para tus consumidores.
  3. Conseguir nuevos clientes y fidelizar a los que ya tienes. Una web es la mejor herramienta para transmitir tu propuesta de valor. Esto se traduce en excelentes oportunidades de expansión y de atraer más clientes, así como de recibir feedback y mejorar continuamente tus procesos. Sin olvidar que también ayuda a traer más visitantes al local físico, de existir.
  4. Publicidad con mayor alcance al menor coste. Hacer publicidad por medios tradicionales es sumamente costoso. Ahora basta con tener un buen sitio web y manejar unas cuantas herramientas online (mayormente gratuitas o económicas) para acercarse a potenciales clientes.
  5. Es todo ahorro. Los costes de diseño, hosting y demás necesarios para incursionar en el mundo virtual son mucho más razonables que los de un alquiler de local comercial, medios de pago físico, comisiones en portales de trabajo freelance o marketplaces.
  6. Facilidades para recibir pagos. Con una web puedes manejar infinitas posibilidades de pago acordes a tus necesidades y preferencias de tu clientela. Transacciones rápidas y seguras, pudiendo recibir desde pagos tradicionales con tarjeta hasta criptomonedas.


Aspectos claves de un buen sitio web


Más allá de las razones anteriores para tener un sitio, también es importante aclarar ciertos aspectos para que sea lo más exitoso posible. Entre ellos:

  • Tener un objetivo claro. Cuando sabes lo que quieres, puedes entender qué hacer y cómo para conectar con la audiencia que buscas y a mejorar tus conversiones. Así ofrezcas productos o servicios, el objetivo es siempre es vender. Para ello, debes transmitir una imagen profesional, confiable, además de ser sencillo, directo y enfocado.
  • Una imagen fresca, moderna y simple. El lenguaje, la información y hasta la paleta de colores deben tener un equilibrio perfecto que ayuden al visitante a sentirse cómodo, para que pueda pasar el mayor tiempo posible en el sitio, consuma los contenidos, entienda lo que se le ofrece y sienta plena confianza de adquirirlos. Evita que se distraiga en aspectos no importantes. Mejor que mantenga el foco en el producto o servicio y sus irresistibles ventajas.
  • Diseño responsive. El móvil ha ganado gran terreno en la visualización de sitios web. Por eso, debes asegurarte de que el tuyo se aprecie tal y como deseas en los diferentes dispositivos desde los cuales puede ser visitado.
  • Una propuesta de valor. Sitios que vendan productos y servicios hay muchos, millones. Pero la clave del éxito de algunos más que de otros está en lo que le transmiten al público con el que se conectan. Un contenido útil en diversos aspectos de su vida que se relacionen con tu negocio, una invitación a hacer de su vida más fácil mediante tu oferta, calidad o precios incomparables en tu mercado son propuestas únicas que te harán destacar entre la multitud.


Secciones más importantes de una web

Como no todos los negocios son iguales, cada web puede tener las páginas que considere necesarias, siendo más o menos extensa. Sin embargo, los apartados que comúnmente no faltan son:


Home o página de inicio

Es la página principal, la que se carga cuando acceden a tu sito. Por eso, debes asegurarte de incluir el nombre y logo de la empresa, de exponer a modo resumido y visual lo que pueden ganar u obtener contigo, dándole motivos al visitante de convertirse en consumidor.


Sobre mí

Es una sección que sirve para conectar y generar confianza. Es sumamente importante recordar que la gente le compra a la persona en quien confía, con quien se identifica. Por eso, contar brevemente la historia, compromiso, valores, estudios o etapas que llevaron a la creación de tu negocio es una excelente manera de empatizar con los visitantes.


Productos y/o Servicios

Es aquí donde todo se define. Dependiendo de lo bueno que sea esta sección, aumentará las posibilidades de enganchar y retener clientes. Algunas claves para triunfar al exponer tus productos y servicio incluyen:

  • Para productos o servicios que se mantienen en el tiempo, es bueno invertir tiempo y/o dinero para lograr un copy de calidad.
  • Presenta las características como beneficios que obtendrá el consumidor.
  • Se breve, claro y preciso.
  • Realiza catálogos visuales y apóyate en el tipo de contenido que mejor te ayude a vender lo que ofreces.


Blog

Un blog es una buena herramienta atraer tráfico a tu web mediante contenido de valor para los visitantes. Puedes usarlo para aclarar dudas comunes relacionadas a tu nicho, ofrecer un abreboca gratuito de lo que vendes, informar o educar a tu audiencia.


Testimonios

Los casos de éxito de personas similares al público objetivo ayudan que nuevo visitantes relacionen su situación a la de aquellos que han tenido una buena experiencia y sientan la confianza de comenzar su camino contigo. Suelen encontrarse en el Inicio, en los productos o servicios.


Contacto

Es esencial contar con un apartado de contacto con la empresa o el autónomo para que curiosos, posibles clientes e incluso, clientes en proceso posventa puedan comunicar sus inquietudes. Dependiendo de tu formato de negocio, puedes incluir la dirección física y mapa con la ubicación. Sin embargo, las que no pueden faltar son teléfono, correo electrónico y un formulario de contacto.


Cómo tener una página web

Actualmente, tener una web es realmente accesible. Una inversión de una sola vez para salir al mercado, y pagos mensuales o anuales de los servicios de mantenimiento, hosting y dominio, según lo selecciones. En cuestión de días a un par de semanas podrás tener tu negocio en línea. La verdad es que con tantas plataformas, información y herramientas a nuestro alcance, puedes:

  • Hacer tu propia web.
  • Pedir a un tercero que se sume a ayudarte en la elaboración de tu web, apoyándote en las áreas que no son tu fuerte (diseño gráfico, elección y manejo de plataforma).
  • Contratar a un autónomo o a una empresa dedicada al diseño o desarrollo web. Es la opción recomendada para asegurar un resultado que cumpla con lo esperado en poco tiempo.

 

El mundo ha cambiado. Antes Internet estaba dominado por las grandes empresas y marketplaces. Pero actualmente cualquier tipo de negocio puede y debe tener presencia en Internet. Para poder enfrentar a tu competencia en igualdad de condiciones, es necesario estar en la web. Si no lo has hecho ya, debes abrir tu local virtual, por pequeño que sea, hoy mismo.



Comentarios