lunes, 15 de abril de 2019

El arte de aprender de los errores en el emprendimiento

¿No emprendes por miedo a fracasar? El emprendimiento supone asumir un riesgo, como en cualquier empresa o proyecto que se inicie, pero ese riesgo es parte del negocio y el fracaso da la oportunidad de aprender de los errores en el emprendimiento.



El Mapa del emprendimiento que se presentó en South Summit 2018 muestra datos interesantes sobre las startups españolas como los siguientes:

  • El 52% de las startups españolas no se mantiene frente al 48% que sí lo consigue.
  • Las startups creadas por mujeres tienen un índice menor de fracaso (22% en España, 23% en Europa y 24% en Latam).
  • En Europa el porcentaje de empresas que no se mantienen se reduce al 22% en Latam al 43.
  • La tendencia al fracaso se reduce a medida que aumenta el número de startups creadas.

Los datos que se derivan del Mapa del emprendimiento demuestran claramente como de los errores en el emprendimiento se aprende. A continuación, analizo los errores más frecuentes de los emprendedores.

¿Cuáles son los errores en el emprendimiento más frecuentes?


Tener una buena idea o una gran cantidad de dinero para comenzar un negocio, no garantizan, ni muchísimo menos, el éxito de una empresa. Cometer errores es parte del “juego” del emprendimiento y parte de la sabiduría que adquirirás como empresario derivará de los errores cometidos.

Estos son los errores en el emprendimiento más habituales:

  • Pensar que la idea lo es todo. Una buena idea de negocio es fundamental pero también es solo un punto de partida que debe ser desarrollado y testeado, tal y como veremos más adelante.
  • No tener un plan de negocio claro. No hace falta que desarrolles algo muy complejo. Inicialmente puedes utilizar el modelo Canvas y tener una fotografía completa de tu negocio y de su viabilidad.
  • No aclarar la relación entre los socios y sus obligaciones. En muchas ocasiones se mezclan las funciones de socio fundador y empleado, o se crea la empresa con un familiar y amigo y surgen problemas personales que afectan al negocio. La forma de solucionarlo es mediante un pacto de socios en el que se regulen las relaciones entre los partícipes de la sociedad y las obligaciones que asumen.
  • Perder el control de la empresa. Puede ocurrir que entre un nuevo inversor y adquiera parte del capital social de forma que los fundadores pierdan el control. Para evitarlo también se puede regular qué ocurrirá en esos casos en el pacto de socios.
  • No despedir a tiempo. Trabajar en una startup no es lo mismo que trabajar en una empresa ya consolidada, hay una incertidumbre en cuanto al futuro bastante mayor, por lo que no todas las personas se adaptan. Si hay alguien en tu equipo a quien le ocurra eso, es preciso actuar cuanto antes para evitar que se reduzca la productividad y la motivación.
  • No testear la idea. ¿Hay un mercado para tu producto o servicio?, ¿Hay consumidores dispuestos a pagar por ese producto o servicio? Testear tu idea es la clave para tener una mejor base para poder crecer. Con la aplicación del método Lean Startup podrás testear tu idea y reducir el riesgo.
  • No tener una propuesta de valor. ¿Has pensado en qué se diferencia tu producto o servicio del que comercializan tus competidores?, ¿Por qué te tienen que elegir a ti los clientes? Por ejemplo, la marca Hawkers creó un producto que ya existía en el mercado, las gafas de sol, pero su propuesta de valor es que son gafas de diseño a precios asequibles y, por lo tanto, compiten con las grandes marcas.
  • Intentar competir en océanos rojos. Un océano rojo es un mercado lleno de competidores en el que existe una guerra de precios. En un mercado así, si no tienes una propuesta de valor clara deberás competir por precio y tu proyecto no será rentable.
  • No estar preparado para crecer. Todas las empresas quieren crecer y generar más ventas, pero ¿Qué ocurre cuando el éxito es muy rápido? La empresa puede correr el riesgo de morir de éxito. En el caso de Hawkers, las gafas de sol tuvieron tanto éxito que se produjo una rotura de stock que se solucionó asumiendo la producción de las gafas.
  • Tener un optimismo excesivo. El optimismo es positivo pero también lo es adelantarse a lo que pueda ocurrir para estar preparados, saber qué hacer y minimizar las consecuencias. Ser previsor puede evitar que tu startup fracase.
  • No buscar financiación. Muchas empresas comienzan a funcionar con los recursos que aportan los socios fundadores, pero llegará un momento en el que será necesaria financiación y entonces se deberán utilizar todos los medios al alcance: financiación bancaria, business angel, ayudas a emprendedores, créditos ICO y rondas de financiación, entre otros.
  • No tener formación suficiente. Un emprendedor cuando empieza con su negocio hace de contable, departamento de marketing, ventas, desarrollo, gestión de equipos, recursos humanos… Es decir, es multifunción y para ello debe tener una preparación determinada. Formarse e informarse es fundamental antes de empezar, así como mantenerse al día del mercado y de las tecnologías.
  • No elaborar un plan de marketing. Una buena estrategia de marketing online para tu startup puede ser fundamental para hacer crecer tu empresa con poca inversión. Establece un objetivo claro, los pasos a seguir y realiza acciones de bajo coste y alto impacto.

¿Cómo aprender de los errores en el emprendimiento?


Hemos visto los problemas y cómo evitarlos pero también es fundamental ver de qué forma aprender de los errores en el emprendimiento. Estas son las claves:

  • Analiza con calma la situación. Es necesario que pase un poco de tiempo para que tengas perspectiva y tranquilidad para ver la situación.
  • Descubre qué ha fallado y por qué. Este punto es fundamental para obtener una lección de lo ocurrido, puede que tu fallo esté entre los que hemos comentado o no, o quizás hayas cometido varios errores en momentos distintos.
  • Planea alternativas. Se trata, tal y como decíamos antes, de aprender a estar preparado para situaciones que pueden poner en riesgo tu empresa y que es posible que ocurran.
  • Apuesta por el autoconocimiento. Aprende a conocerte, a saber cuáles son tus debilidades y fortalezas para completar las primeras e impulsar las segundas.
  • Pide ayuda. Puedes apoyarte en otros profesionales, grupos de emprendedores o un coach. Es fundamental que busques ayuda cuando la necesites.

Aprender de los errores en el emprendimiento será la clave para que tus futuros negocios tengan éxito, puedan desarrollarse y crecer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario