jueves, 7 de mayo de 2020

Crecimiento sin precedente del e-commerce durante la cuarentena

Desde la segunda quincena de marzo casi todo el mundo, literalmente hablando, se vio en la necesidad de permanecer en casa en aras de frenar la expansión del coronavirus y sus temidas repercusiones sobre la salud global.

Variación diaria de la demanda respecto a los 30 días anteriores - Indice DF1000
Variación diaria de la demanda respecto a los 30 días anteriores - Indice DF1000 (imagen de Dofinder.com)


Esto, junto con el cierre forzoso de la mayoría de los comercios, ha fomentado un cambio en los consumidores, afectando no solo la forma en la que adquieren lo que necesitan, sino también sus patrones de adquisición.

Categorías de productos que anteriormente tenían bajos porcentajes de ventas online son ahora las más buscadas en las tiendas virtuales.

Gracias a esto, vendedores y proveedores han tenido que darle la vuelta a su modelo de negocio en línea para adaptarse a las nuevas necesidades de sus compradores durante la pandemia, que sin duda, ha marcado un antes y un después en todos los sentidos a nivel mundial.

Impactos del coronavirus en el e-commerce

Las primeras medidas del gobierno ante el brote de este virus fueron anunciadas el pasado 24 de febrero. Con los primeros dos casos registrados en España, previsiones como recomendaciones sanitarias, procedimiento de actuación y evaluaciones de riesgos fueron la primera línea de defensa.

El confinamiento provocado por el Estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo está teniendo un profundo impacto en la economía, pero no todos los sectores han salido perjudicados.
El cese de atención en locales físicos desde mediados de marzo ha fomentado un crecimiento sin precedentes del consumo virtual en múltiples categorías.

En la semana siguiente al primer anuncio, y de manera previa la confinamiento, España experimentó un aumento de un 138% en las ventas en línea según las estadísticas de la consultora Kantar con respecto al promedio de los meses anteriores. En esta misma fuente se puede comprobar que para el 10 de marzo tal cifra alcanzó el 154% y apenas al día siguiente, repuntó hasta 180%.

De igual manera, un informe del banco Bnext demuestra que desde la implementación de la cuarentena, el promedio en gasto en compras en la web se ha duplicado, pasando de 47 a 95 euros.

Los productos alimenticios triunfan en las ventas online

Con anterioridad al inicio de esta crisis, las ventas en línea de productos alimenticios estaban tenido realmente muy poco éxito. Y el problema nunca ha sido la demanda sino la oferta: Los potenciales usuarios en su mayoría no percibían beneficios tangibles frente a la forma tradicional de hacer la compra en cuanto a tiempo, variedad y dinero respecta.

Es un sector que tiene un enorme potencial pero que aún no termina de despegar. Y quizá sea la pandemia lo que de ideas para impulsar su crecimiento.

Para mediados de 2019, la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) realizó su III Observatorio para la Evolución del Comercio Electrónico de Alimentación, concluyendo además de lo anteriormente mencionado, que un 77% de los compradores prefieren realizar compras físicas y apenas un poco más del 2% prefiere comprar todo por Internet. Por otro lado, un 21% de la muestra usa ambos canales.

No fue hasta comienzos de este fenómeno que el sector finalmente experimentó un enorme crecimiento en todo el mundo. Aunque lo fortuito de esta situación ha hecho que las empresas no estén del todo preparadas para abordar tan altos volúmenes de pedidos.

Incluso varios propietarios de negocios como fruterías, pescaderías y carnicerías se han animado a dar un salto digital, creando sus propias páginas web en cuestión de días para subirse al tren de las ventas de comida en línea.

Desde la declaración del Estado de Alarma, las ventas del sector alimentación se han incrementado un 164%. Pan, huevos, leche, lejía y queso son, en ese orden, los productos de mayor demanda según el número de búsquedas durante el mes de marzo.

Y es que en este tiempo libre, las personas se han animado a cocinar. Y la obligación a permanecer en casa ha llevado a la cima  de ventas a otro producto de esta categoría: las bebidas alcohólicas. Este rubro solía representar un 43% del consumo dentro del hogar español, alcanzando ahora un 70%.

¿Cómo enfrentaron las empresas este repentino aumento de ventas?

Productos alimenticios y de primera necesidad, un sector estancado y sin gran repunte que floreció de repente convirtiéndose en el rey de las compras en línea sin estar preparado para asumir tal aumento de demanda.

Hasta los más grandes se enfrentaron a múltiples problemas y fallos de gestión. Entre los casos que han llamado la atención en Estados Unidos están:
  • El gigante americano Walmart se enfrentó con un crecimiento histórico en las descargas de su aplicación Walmart Grocery en un 460% desde comienzos de la cuarentena. Y si bien han logrado duplicar las cadenas en las que se permite el servicio de recolección de compras, se han tenido que enfrentar a retrasos de entrega y falta de inventario.
  • A pesar de sus esfuerzos para aumentar la capacidad de pedidos, Amazon también las has tenido difíciles. Sus nuevos clientes han tenido que ingresar a una lista de espera para así mantener el orden y manejar mejor la demanda. Los trabajadores de Whole Foods Market y Amazon Fresh ahora se enfocan la organización de los pedidos en línea. También se espera que ofrezcan pronto ventanas de entrega por orden de llegada para facilitar el proceso de compra de alimentos.
En España, grandes cadenas de supermercados también han tenido sus inconvenientes durante este difícil periodo:
  • Mercadona no aguantó la presión y decidió cancelar las entregas en línea en su sucursal en Madrid debido al altísimo volumen de pedidos. A pesar de tener todo cubierto, no podían garantizar un buen servicio ante esta alza para la cual no estaban preparados.
  • Carrefour también tuvo que tomar medidas, limitando el servicio de entrega a domicilio a personas mayores, con movilidad reducida, con alguna discapacidad o en cuarentena. y posteriormente con largos plazos de entrega.
  • La cadena Dia también ha tenido inconvenientes con sus entregas debido al aumento de la demanda. Por esto, se han visto en la necesidad de contratar más personal para las áreas preparación de pedidos y reparto para cumplir con la calidad acostumbrada de su servicio.
  • No todos se enfrentan a los mismos problemas. El Corte Inglés decidió cerrar temporalmente sus tiendas en Euskadi y la Comunidad de Madrid, manteniendo la atención únicamente para productos alimenticios y básicos, como medida para frenar el posible contagio.
  • Amazon y su nuevo Prime Now se quedó sin existencias de muchos alimentos desde el comienzo de las medidas. La demanda crece más del 50% en la plataforma en comida y suministros.

¿Qué es lo que más se está vendiendo?

La startup tecnológica española con gran presencia internacional, Doofinder, realizó un informe titulado Índice Doofinder 1000, presentando los datos de búsquedas de 1.000 tiendas españolas, mostrando los cambios en los patrones de consumos desde inicios de la pandemia, el pasado 15 de marzo.

Cómo se reparte el crecimiento por categorías de producto - Indice DF1000
Cómo se reparte el crecimiento por categorías de producto - Indice DF 1000 (imagen de Dofinder.com)


Su actualización de este estudio, llamada “Segunda Oleada” nos da un vistazo más reciente dando el porcentaje de en la primera quincena del mes de abril en comparación con los de la quincena anterior. Los nuevos comportamientos siguen en ascenso.

A continuación, se presentan las categorías con mayor crecimiento y detalles de lo que más destaca en cada una de ellas. Debajo del sector alimenticio, se encuentra en el siguiente orden:
  • Bebés y ropa infantil (+75%). Los pañales siguen siendo la prioridad en este rubro las parejas con bebés y los aun embarazados también buscan ahora nidos y cunas en línea, sin dejar de lado algunos artículos de moda infantil.
  • Casa y Jardín (+61%). Ante la necesidad de mantenerse activos mediante el teletrabajo, las pequeñas mejoras en casa incluyen mesas, escritorios y suplementos para equipar la oficina en casa.
  • Tecnología y Electrodomésticos (+43%). Siguiendo la premisa anterior, se ve una alta demanda de webcams que incluso supera los inventarios de las tiendas. Los trabajos de oficina y las actividades escolares en casa también ha producido una creciente búsqueda de impresoras. Tiendas como Mediamarkt han aumentado sus ventas online en un 500%.
  • Farmacia (+40%). La tendencia de comprar mascarillas, guantes y equipo de protección en línea continúa creciendo en esta quincena.
  • Accesorios para coche y moto (+37,6%). Ahora el mantenimiento del auto o la moto se hace en casa. Los consumidores buscan cargadores de baterías, lubricantes, fundas para moto e instrumentos de limpieza.
  • Moda (+31%). Ante un aislamiento que parece prolongarse, ya no hay razón para prolongar más las compras. Los consumidores estás aprovechando las ofertas de grandes marcas como Hawkers con ahorros del 50%. Entre las prendas los bikinis son los más buscados.
  • Juegos y material educativo (+27%). Juegos familiares y clásicos son los más solicitados, como puzzles, Lego o Playmóvil
  • Deportes (+20,6%). El sector deportivo ha tenido también un fuerte crecimiento en este periodo. Mancuernas, cinta de correr, rodillo, banco y elíptica son los complementos deportivos más solicitados para entrenar en casa.
  • Mascotas (+19,6%). Se observa un patrón de compra semanal de alimento para mascotas. Los cortauñas y kits de higiene dental para perros muestran altas demandas.
  • Ocio y Cultura (+11,6%). Las consolas y los videojuegos también han aumentado sus ventas, aunque los libros, material educativo y cuentos no se quedan atrás como alternativa para ocupar el tiempo libre en casa.

El miedo al COVID-19 ha conseguido que se supere el miedo de muchos a comprar online. Todos hemos tenido que adaptarnos para hacer frente a nuestra nueva realidad temporal. Los supermercados y otros muchos negocios registran ventas históricas en línea. Como ya explique en mi anterior artículo sobre el futuro del eCommerce tras el Coronavirus, la digitization y la venta online ha pasado de ser una posibilidad a tener en cuenta, a ser el plan A para la viabilidad a corto y medio plazo de muchos negocios tradicionales.

Sin duda alguna, esta pandemia ha dejado una huella imborrable en todos los ámbitos posibles y en el caso del e-commerce, se producirán cambios muy profundos a los que nos tendremos que adaptar y saber aprovechar.




viernes, 1 de mayo de 2020

Situación actual de las energías renovables en la generación eléctrica de España

La energía eléctrica española ha dependido en gran escala de los combustibles fósiles, cuyo consumo alcanzó un récord en 2008 registrando un 81.3% de la generación.

Por fortuna, ese panorama ha ido cambiando con el pasar de los años y las renovables han hecho que esa dependencia disminuya, quizá no en línea recta o exponencial cómo se desearía, pero sí con notorios logros que alcanzan valores históricos en la actualidad.


Situación energías renovables en España


A finales de 2019, un 39% de la energía eléctrica consumida provenía de fuentes verdes, disminuyendo el uso de combustibles fósiles a un 61%. La buena noticia es que estos excelentes números no hacen más que mejorar.

España sigue avanzando rumbo a la descarbonización de la economía, y es uno de los principales líderes y referentes en tecnologías limpias dentro del continente.

Panorama de las energías renovables en los últimos 10 años

La Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables) presentó en 2018 el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España. Para ese entonces, los resultados arrojados resumen una situación energética con las siguientes características:




Evolución de la potencia renovable instalada por tecnologías (MW) (2006-2019) – Red Eléctrica de España

“Las renovables llevan cuatro años de crecimiento ininterrumpido en España. En 2017 el sector creció un 10,7%, aportó 10.500 millones de euros al PIB nacional y generó unos ahorros de más de 4.700 millones de euros en el mercado eléctrico. Pero los objetivos del 20% a 2020 no se van a cumplir: en 2018 estábamos a casi tres puntos de ese porcentaje (17,3%). Y nuestra dependencia del petróleo sigue disparada.”
Por otro lado, los datos recogido por la Red Eléctrica de España le han permitido concluir que el comportamiento de las renovables ha sido positivo desde 2010 hasta 2019, con base en lo siguiente:
  • El aporte de las renovables en la generación eléctrica era de un 33,2% a finales de 2010. Este porcentaje creció hasta llega a 39% a términos de 2019.
  • Al revisar lo producido por tecnologías libres de emisiones de CO2, donde se incluyen todas las renovables y la nuclear, se puede ver un pequeño pero significativo aumento, pasando 54,8% en 2010 a 59,6% en 2019.
  • A final de 2019, el carbón cierra con su menor participación histórica. El carbón aportaba un 13% hace 10 años, ahora ha disminuido a 5%.
  • El peso de las energías limpias aumentó en un 8,7% superior, y si se suma en este porcentaje a las tecnologías no hidráulicas, el resultado es aun mayor ya que en este período su presencia ha crecido un 24,3%, mostrando una tendencia positiva en la generación eléctrica total.
  • Las tecnologías que participan en la generación eléctrica también han evolucionado. La energía nuclear y el ciclo combinado reinaban a comienzos de la comparativa, y ahora la eólica se está llevando el protagonismo. Estas tres energías se han repartido el 60% del total nacional de este año. 


Reforma Energética: pasado y futuro

Una nueva reforma energética fue aprobada por el consejo de ministros en julio del 2013. Su objetivo era frenar el déficit de tarifa (que inició en el 2000), el desajuste entre los costes regulados y los ingresos del sistema eléctrico al imponer un impuesto al autoconsumo y suprimir las primas a las energías renovables.

En ese entonces, las energías renovables estaban subvencionadas mediante primas. Como el costo de generación era mayor al de su contraparte convencional por encontrarse en una etapa de desarrollo.

Estas medidas eran un claro retroceso en la política energética del gobierno español, truncando la economía el medio ambiente y la sociedad. Hacían prácticamente imposible lograr el futuro energético del país y sus consecuencias afectaban a todas las partes involucradas.

El sistema tenía un déficit estructural de unos 4.500 millones de euros, monto que el Gobierno planea saldar aplicando aumentos en los distintos sectores. Se planteó para los consumidores un incremento del 3,2% en la factura del servicio desde agosto de 2013, con el fin de recaudar a nivel doméstico 900 millones.

Para las empresas eléctricas tradicionales, la reforma resultaría en un recorte de más de 1.000 millones de euros en los pagos que reciben por distribución. Las empresas de energías renovables sufrirán un recorte de unos 1.500 millones de euros mediante la desaparición del mecanismo de primas a cambio de una garantía de rentabilidad razonable.

En 2018, cinco años después de la entrada en vigencia de dicho marco regulatorio, la industria renovable comienza a ver la luz al final del túnel. Durante 2016 y 2017 se adjudicaron mediante subasta unos 8.800 MW de capacidad renovable nueva. Esto, junto a los altos niveles que alcanzaron ciertas tecnologías y los recientes objetivos del continente en este campo, abre un mejor camino para la consolidación de las energías limpias.

Rumbo a la transición energética: emisiones caen a niveles históricos

España continúa a paso firme su lucha contra el cambio climático. La futura ausencia del carbón se hace visible en la generación eléctrica, industria en la que se ha notado un destacable descenso de las emisiones de CO2. Esto en parte se debe a la reducción del uso del carbón durante la última década, alcanzando un 66%.
Según el último Inventario Nacional De Emisiones a la Atmósfera (1990-2018), los sectores transporte, industria y generación eléctrica son, en ese orden, los que concentran la mayor emisión de CO2para el 2018, totalizando un 64.7% de gases enviados al ambiente.

Sin embargo, el incremento del uso de fuentes renovables hizo de 2018 un mejor año que el anterior, disminuyendo las emisiones generadas por el sector eléctrico. La baja del consumo de combustibles fósiles y de la generación eléctrica total, junto al alza de la generación hidráulica y eólica, se llevan el crédito del cambio observado en ese periodo.

El 2019 marcó un antes y un después en este proceso mostrando estadísticas sin precedentes que encaminan al país ibérico a la deseada transición energética. En diciembre se vivieron cuatro días ‘cero’ en carbón, es decir, en los que no se generó ni un solo MWh de electricidad a partir de ese combustible fósil.

A esto se le suma otro logro: la capacidad instalada renovable supera por primera vez a las demás energías. Este año, un 52% del parque generador se compone de tecnologías verdes. La eólica está a la cabeza con un 46% de las fuentes limpias venciendo al hasta ahora líder, ciclo combinado. En segundo lugar está la solar fotovoltaica con un 16%. Ambas registran aumentos agigantados.
Una mayor cuota de energías limpias nos acerca cada vez más al objetivo. Las cifras del primer trimestre de 2020 hacen ver que este también será un año de progreso. Las renovables hacen un aporte a la generación eléctrica de 44,59%, superando a esa misma época del año anterior, que era de 38,42%.

Importancia de la incorporación de energías limpias

El dióxido de carbono es un elemento tan vital como nocivo para la vida en el planeta. Es uno de los gases que más contribuye al efecto invernadero, seguido por el óxido nitroso y el metano. Es por eso que reducir sus emisiones es una prioridad. Ha sido un objetivo primordial en las últimas tres décadas y las políticas para limitarlas cobran más peso cada día.

Y es que la alta actividad desde la Revolución Industrial ha hecho que los gases derivados de la combustión se acumulen en la atmósfera, dando lugar a los fenómenos climáticos contra los que luchamos hoy día.


Evolución anual de las emisiones asociadas a la generación eléctrica (2007-2019) – Fuente: Red Eléctrica España

Hace unos 200 años, cuando apenas se iniciaba este gran cambio, las concentraciones de CO2 eran de 250 partículas por millón (ppm). A pesar de los múltiples esfuerzos realizados en pro de su reducción, las emisiones a nivel global alcanzan un nuevo record: 415,39 ppm.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) plantea para 2030 una disminución del 23% respecto a los niveles de 1990. La propuesta lanzada a final de 2019 en el European Green Deal implica que la región debe alcanzar la neutralidad en carbono en 2050.

Por su parte, España sigue los pasos de la Unión Europea. Las emisiones asociadas a la generación eléctrica siguieron bajando en 2019 hasta llegar a los 49,6 millones de toneladas de dióxido de carbono. Si bien parece una enorme cifra, vale la pena decir que los registros no hacen más que descender anualmente, y este valor es muy alentador para la venidera transición energética.

Aunque a la transición aún le queda mucho camino por recorrer, no hay duda de que el futuro energético es prometedor. España es un país con muchas horas de sol y viento, y cada vez cuenta con más profesionales de talla internacional e inversores que pueden capitalizar las grandes oportunidades de expansión en el sector. Es una nación que busca disminuir al máximo sus emisiones y ya ha fijado como objetivo sustituir su parque automotor.

No hay por qué depender de energías extranjeras, ni acarrear los altos costos de importaciones de combustibles fósiles ni las terribles repercusiones de su uso al planeta y a nuestra salud. Las renovables son fuentes limpias e inagotables de producción nacional y están consiguiendo crear una transformación sostenible a nivel económico, social y ambiental.