martes, 10 de diciembre de 2019

Tecnologías que cambian tu forma de trabajar

Las nuevas tecnologías se han convertido en una necesidad para muchas empresas si quieren seguir compitiendo en mercados cada vez más difíciles. El uso de estas tecnologías supone un cambio radical en la forma que tenemos de comprar, de relacionarnos y de trabajar. En este post quiero hablar de cómo cambian las tecnologías nuestro trabajo del día a día y de qué tecnologías se están utilizando.




Para comenzar, es necesario ver la incidencia de las TIC en las empresas españolas, que según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2019, es la siguiente:
  • Entre las empresas con más de 10 empleados, el 99,26% dispone de ordenadores, el 98,39% tiene conexión a internet, el 78,16% tienen conexión a internet y página web, el 52,94% utiliza medios sociales y el 20,36% realiza ventas por medio de comercio electrónico.
  • Por lo que respecta a las empresas con menos de 10 empleados, disponen de ordenadores casi el 80%, tienen conexión a internet el 76,31%, tienen conexión a internet y página web el 30,21%, utilizan medios sociales el 32,67% y realizan ventas por comercio electrónico el 5,81%.

En definitiva, sobre todo en las empresas pequeñas la incidencia de las TIC sigue siendo baja en algunos aspectos.

¿Qué tecnologías van a cambiar tu forma de trabajar en los próximos años?

Estamos ya habituados a utilizar el correo electrónico, internet y otras tecnologías que ya forman parte de nuestro trabajo y de nuestro día a día, pero existen otros muchos avances tecnológicos que cambian radicalmente la forma en la que trabajamos. A continuación, podemos ver algunos:
  • La nube. Se trata de almacenar información o programas informáticos, entre otras cosas, en una nube, de manera que es accesible desde cualquier lugar y en cualquier momento. Tiene muchas ventajas como: la simplificación de los procesos de trabajo, la flexibilidad ya que para acceder basta con una conexión a internet o la seguridad puesto que se pueden hacer copias de seguridad continuamente y no perder datos. La nube, además, está permitiendo que los profesionales reciban formación, en muchos casos gratuita de lugares tan prestigiosos como Harvard o Stanford.
  • El Big Data. Es evidente que nos rodea un volumen inmenso de información en internet en las redes sociales, pero lo interesante es ver qué hacen las empresas para aprovechar ese gran volumen de datos y utilizarlo para tomar decisiones estratégicas y lograr mejorar sus resultados. Por ejemplo, el Big Data se puede utilizar para analizar el comportamiento de los clientes y mejorar las estrategias de marketing de las empresas. El Big Data, además, se puede combinar con otras tecnologías como la inteligencia artificial, de forma que puede resultar muy útil para un departamento de compras, por ejemplo.
  • La realidad virtual y la realidad aumentada. Aunque solemos confundirlas, son dos tecnologías diferentes. La realidad aumentada se basa en entornos y objetos reales, a los que se superponen objetos virtuales. La realidad virtual crea entornos completamente virtuales. Las dos tecnologías se utilizan por las empresas, por ejemplo, para dar experiencias nuevas a sus clientes en eventos en vivo o para probar prototipos de productos. Los sectores en los que más se utilizan son el de la ingeniería, la salud, el retail, los videojuegos, los eventos o la educación.
  • La RPA. por sus siglas en inglés, o automatización robótica de procesos es una tecnología que utiliza robots de software (bots) para automatizar tareas. La base es elegir procesos en las empresas que sean muy repetitivos y en los que un error puede suponer un riesgo alto, por ejemplo, elaboración de nóminas o de facturas, elaboración de la contabilidad etc. La tecnología RPA se puede utilizar en aspectos como el alta y baja de proveedores, empleados o clientes, la elaboración de informes contables, la atención al cliente y el proceso de creación de las nóminas, entre otras muchas aplicaciones.
  • La Inteligencia artificial. La inteligencia artificial supone una combinación de algoritmos con el objetivo de dotar a las máquinas la capacidad de procesar información y tomar decisiones de manera similar y en muchos casos superior a las personas. Según un estudio de Gartner el 70% de las empresas consideran un éxito sus proyectos con aplicaciones de inteligencia artificial. La inteligencia artificial nos puede ayudar para acelerar los procesos de toma de decisiones empresariales, pronosticar las ventas, optimizar el inventario de productos o hacer recomendaciones a clientes, entre otras muchas aplicaciones. Es un campo que recientemente está experimentando un gran crecimiento, sobre todo en reconocimiento de voz e imagen conducción autónoma y proceso del big data, pero se espera mucho más.
  • El Internet de las cosas. Todos hemos escuchado hablar de esta tecnología, en inglés denominada IoT (Internet of Things). Se trata de una tecnología que conecta todo tipo de objetos incluidos aquellos más cotidianos con internet. Por ejemplo, algunas aplicaciones en una empresa pueden ser: el control de envíos en tiempo real, el control de la temperatura en una oficina, sensores que miden la calidad del aire, las condiciones de un cultivo etc. El ancho de banda y sobre todo la mínima latencia del 5G es la infraestructura de datos que permitirá la explosion del Internet de las cosas.

¿De qué forma cambian las nuevas tecnologías la forma de trabajar?

Las nuevas tecnologías no solo cambian la forma en la que trabajan las empresas sino el tipo de empleados que tienen. Por eso, actualmente se habla de empleados 3.0 o trabajadores del futuro que trabajan de una forma completamente diferente. Estas son algunas de las características necesarias de un empleado 3.0:
  • Tiene el control sobre su trabajo. Ya no están sometidos a horarios y al control de un superior sino que trabajan por objetivos y en base al compromiso que tiene con la organización.
  • Aprovecha las nuevas tecnologías. Su forma de trabajar independiente se debe al provecho que sacan de tecnologías como la nube o el Big Data para mejorar su eficacia y productividad.
  • Se adapta a los cambios. Se trata de un empleado versátil que es capaz de asumir los cambios en la empresa y adaptarse de forma rápida.
  • Supone un ahorro para la empresa. Puede trabajar desde cualquier lugar por lo que no necesita un puesto fijo en la empresa y esto reduce los costes para la organización.
  • Pueden trabajar desde cualquier lugar. Esto significa que se pueden contratar empleados en otros países, por lo que se favorece la atracción de talento de calidad.

En definitiva, las nuevas tecnologías aportan numerosos beneficios para las empresas como la reducción de costes, el ahorro de tiempo en la realización de tareas y el aumento de la productividad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario